lunes, enero 20, 2014

Implicaciones cristológicas de la lengua de Miley Cyrus

Miley Cyrus. Fuente: Esmas.com.
Raúl Méndez Yáñez

De las múltiples veces que aparece el término “lengua” en la Biblia (lashón en hebreo, glosa en griego) se cuenta con los dedos las veces que hace referencia directa al órgano del cuerpo y no como metonimia de idioma o metáfora de palabras. La primera vez ocurre en el pasaje de Gedeón seleccionando a los miembros de su ejército. Al contratipo del pan de cebada rodando que, en el sueño de aquel guardia madianita, destruirá la ciudad (Jueces 7:13), se le indica que “cualquiera que lamiere las aguas con su lengua como lame el perro, a aquél pondrás aparte” (Jueces 7:5)

La lengua es el órgano que permite descifrar los sabores y sobre ese desciframiento crear experiencias, es el radar del gusto, y al mismo tiempo, el que permite enunciar las palabras. La lengua también tiene connotaciones eróticas, ya Cantar de los Cantares lo testimonia: “Como panal de miel destilan tus labios, oh esposa; Miel y leche hay debajo de tu lengua” (Cantares 4:11). La lengua también puede ser divertida, como lo han demostrado los hilarantes videos sobre los experimentos caseros que se pueden hacer gracias al vórtice polar con el que el hemisferio norte inició el año: ¡lenguas pegadas a postes debido al frío!1

En el famoso glifo de la Piedra del Sol, popularmente conocida como “Calendario Azteca”, el rostro central saca la lengua, la cual era símbolo omnipresente en la iconografía y la cosmovisión de los mexica. La lengua de fuera representaba el cuchillo de pedernal que se utilizaba en los sacrificios rituales.2 Era, por tanto, el símbolo que dividía la vida de la muerte emergiendo de la boca sagrada, un ícono de paso, de transición (ver figura 1).

Figura 1: Detalle central de la Piedra del Sol
donde se asoma la lengua-cuchillo de pedernal
de Tonatiuh, el Dios-Sol.
Animalidad, gusto, erotismo, diversión, transición, esos son los significados que transmitió la ya famosa lengua de Miley Cyrus en la portada de la revista Rolling Stone el año pasado.3 Y es que Miley ha vuelto su lengua un hito de la cultura pop de esta segunda década del tercer milenio. Recién terminado el 2013 muchos ruegan que con él haya terminado la era del selfing en redes sociales: esa manía de tomarse una auto-fotografía para presumir si uno está en una fiesta, jugando futbol o en el papamóvil.4 Lo cierto es que el selfing es solo una versión, con un poco de más ropa, del sexting el cual se popularizó a partir de 2010 gracias a Facebook. El sexting consiste en tomarse una fotografía a uno (a) mismo (a) con poca ropa, en ángulo contrapicado, con ojos desorbitados y sacando coqueta, o quizá grotescamente la lengua. A sus tiernos 15 años, Miley ya hacía sexting y también sacaba la lengua.5 En aquellos días aun habitaba sobre la tierra Hannah Montana.

La lengua de Miley Cyrus, por su contexto y su uso, tiene implicaciones teológicas necesarias de observar. Aunque quizá la primera y espontánea implicación que uno tiene al ver a esa chica mostrando su rosáceo músculo bucal sea el de la teodicea que debe responder a la acuciante pregunta “¡Dios!, ¿por qué?”, examinando un poco más, es posible determinar aspectos cristológicos de relevancia.

Miley Ray Cyrus es hija del actor y cantante country Billy Ray Cyrus, nació en 1992 precisamente en el ojo de la música country, y también de la “música cristiana”: Nashville, Tennesse.

En Nashville se pasa fácilmente de la música country a la música christian (cristiana). Todas las discografías están en el mismo perímetro, alrededor de Music Row, y uno puede ir a pie de la una a la otra ya que todas se hallan en un radio de menos de un kilómetro. A pesar de ello, esas dos industrias vecinas están muy compartimentadas, y al visitar las oficinas de las majors que producen la música cristiana me llama la atención una diferencia notable: no hay ninguna sensualidad, no hay chicas con generosos senos en las carátulas de los discos, ni hombres maduros que hablan usando muchas palabrotas y mucho argot, como sí los había, a pocas decenas de metros, en los locales del country. Me sorprende que al dorso de los estuches de CD figure a menudo en los agradecimientos la palabra Jesús.6

Fue en 2006 cuando alcanzó gran popularidad al interpretar al personaje de la franquicia de Disney Hannah Montana a quien encarnó durante cuatro temporadas. Su performance de doble naturaleza le acompañó esos años, pero al terminar su participación con ese personaje al público le costó trabajo dejar de relacionar a la Miley histórica con la Hannah de la ficción. De este modo, Miley se decidió, en un movimiento bultmanniano, a desmitologizarse a sí misma. Empezó por cortarse el cabello, lo cual fue un giro dramático en su imagen, pero el momento crítico (kairós) para lograr zanjar el dogma de la co-sustanciación (homousios) entre actriz-personaje fue su participación en los TV Video Music Awards 2013 donde junto a Thicke realizó un famoso baile llamado twerking, conocido en Latinoamérica como “perreo”, el cual consiste en simular una postura sexual donde la mujer ofrece el trasero al hombre. Todo esto mientras cantaba su éxito We Can’t Stop y, claro, sacaba su lengua.7 A esto siguió el cigarro de mariguana que fumó durante los premios MTV Europa en Holanda.8

La lengua desmitologizante de Miley sobre su propia figura es un recurso hermenéutico que, cual piedra de pedernal, corta y mutila simbólicamente logrando, si no erradicar por completo, sí disminuir o sesgar el vínculo entre la Miley de la historia y la Hannah de ficción. Un gran logro interpretativo conseguido en unos cuantos meses considerando que a muchos otros actores y actrices les cuesta trabajo deslindarse de sus personajes con más recordación, incluso muchos no lo logran. Un caso típico es Adam West quien a casi cincuenta años de personificar a Batman en la serie de los pasados sesenta, no ha perdido el vínculo con el superhéroe.9

Uno de los puntos cruciales de la investigación cristológica de este siglo será el modo en el cual se dará tratamiento al tema decimonónico entre el Jesús de la historia y el Cristo de la fe. Poniéndolo en otros términos, la manera de vincular a un personaje concreto con un símbolo. Planteando el problema teológico en estos términos estructurales, podemos decir que es el mismo proceso cognitivo y pedagógico que la relación entre Miley Cyrus y Hannah Montana.

¿Qué dicen nuestros insignes teólogos?

Rodolfo Bultmann: El Dasein hannahmontanista emerge cuando se realiza una “decisión-del-momento”, un “esto-o-lo-otro” definitivo, al observar a Miley realizando el twerking en el evento. En es momento, al desmitologizar la figura histórica, sacarla de su mundo infantil, puede apreciarse mejor el mensaje existencial de Hannah Montana.

Oscar Cullman: No es posible eliminar uno de los dos aspectos, ni a Miley ni a Hannah, debido a que forman parte extrema de la misma cuerda dialéctica de un “ya” y un “todavía no”. Sostengo el postulado donde Hannah será la culminación de esta historia de la cual Miley es solo una ruptura temporal.

Jon Sobrino: La Hannah de la ficción carece de valor si no se vincula con la Miley de la historia mostrando los aspectos concretos y materiales de liberación. Se requiere mirar de frente a Miley Mujer para caminar junto a ella en la búsqueda de la emancipación.

Tales son 3 ejes principales en la cristología contemporánea: 1) reinterpretar el polo narrativo del Cristo de la fe, 2) verlos en relación dialéctica, 3) privilegiar el polo del Jesús histórico. Lo cierto es que Miley va por un rumbo distinto gracias a su lengua.

La intérprete de Party in the USA busca, de hecho, una separación radical con Hannah Montana. No es de esos personajes que se recuerden como parte de la carrera y con quien desee seguir vinculada, sino uno que desea tajantemente desechar. Es decir, desanclarse del polo narrativo de ese personaje. Pensando en términos cristológicos sería un paso semejante al desincorporar el Cristo de la fe al Jesús histórico, verlos como entidades independientes, no coexistentes. Con su extravagancia erótica y su lengua, Miley lanza este mensaje: “Yo no soy Hannah Montana”, es como si Jesús dijera ante las multitudes: “Yo no soy Cristo”.

¿De veras es tan fácil?, ¿basta con que yo diga quién no deseo ser para que el público lo entienda? En esta ruptura hermenéutica de Miley con Hannah, es pertinente recordar lo que mencionaba Gadamer:

El ser del arte no puede determinarse como objeto de una conciencia estética, porque a la inversa el comportamiento estético es más que lo que él sabe de sí mismo. Es parte del proceso óntico de la representación, y pertenece esencialmente al juego como tal.10

Gadamer opone a la estética lineal del gusto y del genio, en la cual la capacidad estética del espectador o el rastro objetivo de verdad plasmado en la obra eran suficientes para la interpretación, una relación dialéctica llamada “círculo hermenéutico” en el cual juega el lector o espectador, la obra y el artista. Considera que las reglas del juego estético saben más de la obra que el lector o el artista de modo que la pieza, obra, personaje, figura, está en un plano objetivo de interpretación. En términos latos, ni el público ni el artista tienen la posesión de aquello que se interpreta, se debe negociar.

Esto parece saberlo muy bien Miley. Si sencillamente se limita a diferenciarse, a buscar una distancia de su otrora personaje, queda claro que el público seguirá vinculándola independientemente de lo que ella desee. De este modo ha generado una estrategia agresiva donde ella misma se ha vuelto intérprete de sí misma y para esto ha tenido que interpretar primero a Hannah. Y para esta interpretación ha debido de utilizar una lengua de pedernal, un instrumento de muerte en el contexto ritual de su presentación en el show Saturday Night Live, donde al ser cuestionada por la chica rubia de cabello largo contestó:

"No voy a hablar de Hannah Montana pero les puedo informar qué ha sido de ella: fue asesinada".11

Si el Jesús histórico declarara que el Cristo de la fe ha sido asesinado, sin duda pasaría todo examen de ortodoxia, pues ese hecho es el eje de la fe cristiana. Lo sorprendente es que hubiese sido asesinado por el mismo Jesús. Es un lugar común relacionar a Bultmann  solo con la desmitologización, pero su propuesta teológica tiene otro aspecto que se vincula bien a estos esfuerzos por dejar atrás un personaje. Bultmann también argumentaba que el Hijo del Hombre no era Jesús, que de hecho ese Jesús había anunciado a ese “hombre apocalíptico” que él mismo esperaba.12

Siguiendo la hipótesis de Bultmann, ¿por qué Jesús no tuvo éxito al decir que no era Cristo? En parte es por el punto de inflexión faltante, ese que ni a Bultmann se le ocurrió, pero sí a la niñita de Nashville: sacar la lengua. Es decir, realizar dramáticos actos de des-identificación con el personaje que se le ha adjudicado. El tema pareciera zanjado, sobre todo tras las críticas de Cullman al modelo bultmanniano,13 incluso hay quien consideraría que esta disociación Jesús- Hijo del Hombre pertenece solo a la historia de los errores teológicos.14

Pero aún debe considerarse esta posibilidad radicalizándola, una cuarta veta de análisis, una pauta “cyrusiana” de la cristología con reminiscencias bultmannianas: El Jesús histórico no solo no es el Cristo de la fe, sino que ese último fue solo un personaje con el que se le vinculó por unas temporadas pero al cual no deseaba seguir apegado, solo que el Jesús histórico nunca logró, como Adam West, separarse de su personaje en la imaginación del público.

El Jesús histórico, siguiendo está pauta, casi intuición, fue un actor sociorreligioso que buscaba escenificar un personaje para dar el mensaje de la nueva humanidad,15 pero no al grado de que él mismo fuera opacado. Veríamos entonces a un Jesús cuyas palabras hacen no solo el intento de anunciar a un Hijo del Hombre futuro, no a un Juan el Bautista cuya función solo es apuntar a otro. Con la pauta cyrusiana podemos suponer que el Jesús Histórico también tenía un mensaje propio que dar, uno distinto al kerygma apocalíptico del Hijo del Hombre.

Si esto fuera cierto, la investigación sobre el Jesús histórico no sería exclusivamente para desmitologizarlo, quitarle su ropaje narrativo y tratar de encontrar sus contornos históricos.16 Por el contrario, sería re-mitologizar al Jesús histórico al encontrar el mensaje propio que deseaba dar, su propio kerygma, una vez que su papel como encarnación de Cristo llegara a su última temporada. Entonces Jesús buscaría decir algo por él mismo, algo distinto a lo que tradicionalmente se ha supuesto que fue el mensaje de Cristo.

Para esto, desde luego se requiere de una gran maquinaria teórica y analítica. Habría que ver en qué momento Jesús declaró que él deseaba decir algo por su propia cuenta y qué es lo que deseaba decir.

Algo puede vislumbrarse si oponemos la escatología de Jesús a su ética. Su escatología radica en las acciones de ruptura y radicales como huir, resistir, rechazar falsos Cristos en un contexto de señales celestes, guerras, pestes y prodigios (Mateo 24), es la escatología parabólica ligada al Hijo del Hombre. Pero al revisar su mensaje ético (Mateo 6-8) ese escenario se contrapone y Jesús apuesta por la continuidad de la vida cotidiana, donde se debe procurar el beneficio común y los esfuerzos por amar al prójimo. ¿Y si este mensaje ético fuera la imagen que Jesús quería dar de sí mismo desvinculado de su personaje escatológico Cristo?

No puedo aseverar que esto sea cierto, mi interés es el de plantear esta posibilidad de investigación teológica a partir de las lógicas contemporáneas de administración de la imagen pública. Pude ser un acto precipitado hacer esto, intentar subsumir la lectura del texto bíblico a nuestro horizonte propio, pero, ¿no es esto lo mejor que se pude hacer desde una columna que busca generar el diálogo teológico?

Una alusión a la lengua de Jesús en los evangelios, en tanto órgano corporal, es en la cruz, cuando dice “tengo sed” (Juan 19:28). Según el Salmo 22:15 y Lamentaciones 4:4, cuando eso ocurre la lengua se pega al paladar. De este modo, según la hipótesis aquí sugerida, Jesús no pudo sacar la lengua en la cruz, no pudo informar que estaban confundidos, que Cristo no era él y que este ya había muerto. ¿Es esto posible? Es una posibilidad a investigar que ojalá se tomara en cuenta en el debate contemporáneo sobre la cristología. Mientras tanto valdrá la pena seguir el derrotero de Miley Cyrus quien con su lengua busca desmitologizar a Hannah Montana para crear un nuevo mito, el suyo.

__________
  1. “El lado divertido y sorprendente del vórtice polar (video), en Animal Político, 08 de enero de 2014, disponible en http://www.animalpolitico.com/2014/01/el-lado-divertido-y-sorprendente-del-vortice-polar/
  2. SÉJOURNÉ, Laurette, Pensamiento y religión en el México antiguo, México, Fondo de Cultura Económica, 1957.
  3. “Miley Cyrus en la portada de ROLLING STONE”, El País, 25 de enero de 2013, disponible en http://rollingstone.es/noticias/view/miley-cyrus-en-la-portada-de-rolling-stone
  4. Véase “Francisco sube al ‘papamóvil’ a un viejo amigo sacerdote”, en CNN México, 08 de enero de 2014. En la televisión se vio al sacerdote Baéz tomarse fotografías con su teléfono móvil. http://blogs.cnnmexico.com/ultimas-noticias/2014/01/08/francisco-sube-al-papamovil-a-un-viejo-amigo-sacerdote-de-buenos-aires/
  5. “Los mayores escándalos de Miley Cyrus: sus historias más comentadas”, Guioteca. ¿Qué quieres saber?, 21 de septiembre, 2013, disponible en http://www.guioteca.com/celebridades/los-mayores-escandalos-de-miley-cyrus-sus-historias-mas-comentadas/
  6. MARTEL, Frédéric, Cultura Mainstream. Cómo nacen los fenómenos de masas, Madrid, Taurus, 2011 pág 141.
  7. “El baile erótico de Miley Cyrus en o MTV VMA´s 2013”, Terra, disponible en http://entretenimiento.terra.com/awards-central/el-baile-erotico-de-miley-cyrus-en-los-mtv-vmas-2013,7097d866578b0410VgnVCM20000099cceb0aRCRD.html
  8. “Miley Cyrus fuma mariguana en Premios MTV Europa”, Excélsior, 11 de noviembre de 2013, disponible en http://www.excelsior.com.mx/funcion/2013/11/11/927962
  9. Daniel Radcliffe y Emma Watson han tenido que ser igualmente agresivos en su desvinculación con los personajes de Harry Potter pero consideramos que no cuentan con un hito objetivo que vuelva tan efectiva su desvinculación como lo es, en el terreno simbólico, la lengua de Miley Cyrus. No obstante aún no está decidido si la empresa de Miley tendrá éxito o seguirá siendo Hannah Montana eternamente.
  10. GADAMER, Hans-Georg, Verdad y Método I, Salamanca, Sígueme, 1999, pág. 161 (énfasis en el original).
  11. SERRANO, Ana, “Miley Cyrus ‘asesina’ a Hannah Montana en directo”, Revista Glamour, 07 de octubre e 2013, disponible en: http://www.glamour.es/celebrities/noticias/articulos/miley-cyrus-asesina-a-hannah-montana-en-directo/18901
  12. BULTMANN, Rodolfo, Historia de la tradición sinóptica, Salamanca, Sígueme, 2000.
  13. CULLMAN, Oscar, Cristología del Nuevo Testamento, Salamanca, Sígueme, 1998.
  14. O’COLLINS, Gerald, Christology. A Biblical, Historical and Systematic Study of Jesus, Oxford University Press, 2009. Ver en particular las páginas 62 a 67 dónde discute específicamente esta hipótesis de Bultmann recurriendo a una interpretación canónica, incluso literal de los dichos de Jesús.
  15. GONZÁLEZ FAUS, José Ignacio, La humanidad nueva: Ensayo de cristología, Cantabria, Sal Terrae, 1984.
  16. PAGOLA, José Antonio, Jesús: Aproximación histórica, Madrid, PPC, 2007.

 
Nota importante: El objetivo de la sección de comentarios, es facilitar a los lectores un espacio para compartir sus propias opiniones. Por lo que, para garantizar una adecuada interacción, le pedimos encarecidamente que todo comentario lo realice dentro de un marco de respeto, se remita únicamente al tema publicado, y que no supere las 500 palabras. También recomendamos evitar una cantidad excesiva de comentarios en un solo tema, para así no "monopolizar" la discusión. Gracias de antemano.