viernes, mayo 12, 2017

El filósofo Alvin Plantinga recibe el premio Templeton 2017

Por Javier Medina
Colaborador de RYPC


El filósofo estadounidense Alvin Plantinga, profesor John A. O’Brien de filosofía en la Universidad de Notre Dame, ha sido anunciado el pasado 25 de Abril como ganador del Premio Templeton 2017. En el anuncio de la Fundación Templeton se describe al profesor Plantinga como “un erudito estadounidense cuyos escritos rigurosos han hecho del teísmo ―la creencia en una realidad divina, o Dios― una alternativa seria dentro de la filosofía académica”1.

El premio Templeton, valuado en £1.1 millones, es uno de los premios anuales más grandes dados a un individuo, y “hace honor una persona con vida que haya hecho una contribución excepcional a la ratificación de la dimensión espiritual de la vida, ya sea a través de la visión, descubrimiento, u obra práctica”. Tal premio fue fundado en 1972 por el filántropo John Templeton, el cual, en palabras de Heather Templeton Dill (presidente de la fundación) “se dio cuenta de que muchos de sus amigos y colegas pensaban sobre la religión como algo poco interesante y pasado de moda, o incluso como algo obsoleto. Él quería hacer honor a las personas que fueran responsables de, en sus palabras, ‘las cosas nuevas maravillosas que pasan en la religión”. Así pues, el premio fue diseñado para ayudar a aquellas personas a ser mejor conocidas, no para su propio beneficio, sino para beneficio de todas las demás que pudieran ser inspiradas por los galardonados.

Paralelo a lo que John Templeton notó, el trabajo de Plantinga comenzó a finales de los años 1950s en un tiempo en el que generalmente los filósofos académicos rechazaban la filosofía religiosa. Fue ese el ambiente académico y erudito anti-religioso en el que Plantinga produjo su primer gran obra God and Other Minds: A Study of the Rational Justification of the Belief in God la cual tuvo un impacto importante en el resto de los filósofos religiosos en el mismo ambiente.

En esta obra se hace una consideración de los argumentos cosmólogico, ontológico, y teleológico de Tomas de Aquino (argumentos que se aventuran a la demostración racional de la existencia de Dios), los cuales, sin embargo, han sido bastamente criticados y minados en la historia de la filosofía moderna. En lugar de rescatar estos argumentos, Plantinga se inclina por una alternativa que, como él mismo reconoce en entrevista, “es también un argumento débil”2. En esta obra Alvin se apoya en el argumento analógico, el cual es usado para demostrar la racionalidad de la creencia de otras mentes; es decir, ¿Por qué creemos en la existencia otras mentes (incluida la de Dios)? Aunque la existencia de otras mentes no puede ser demostrada de manera decisiva, es racional creer en ellas puesto que hay una analogía en el comportamiento de uno y el comportamiento que se observa en los demás. Sin embargo debe ser subrayado que la demostración de la existencia de otras mentes no se presenta con este argumento, sino que sólo se prueba la racionalidad de la creencia. Bajo esta perspectiva, parece que la creencia en Dios y la creencia en otras mentes “se encuentran en el mismo bote, epistemológicamente hablando”, dice Plantinga, pues aunque ninguna de ellas puede ser demostrada decisivamente, ambas son racionales.

Estos argumentos han influenciado cerca de tres generaciones de filósofos académicos, e incluso a partir del trabajo de Plantinga gran cantidad de departamentos de filosofía cuentan con filósofos cristianos, budistas, musulmanes, entre otros, que defienden su compromiso religioso en el campo de la filosofía académica. Además en 1984, en su artículo ‘Advice to Christian Philosophers’, Plantinga hace un llamado y reta a los filósofos cristianos a que dejen que sus compromisos religiosos le den forma a su agenda académica, a perseguir y producir trabajo riguroso basado específicamente en una visión filosófica cristiana.

Plantinga reconoce ignorar si él es un filósofo inspirador o no, sin embargo se sabe a sí mismo como un “filósofo completo”3, puesto que ha intentado ir tan profundo como pueda en sus investigaciones, y es que además su trabajo ha versado sobre cuestiones metafísicas, epistemológicas y morales. Por ejemplo en The Nature of Necessity explora y defiende la noción de modalidad, el cual es un estudio completo que emerge del debate al que han contribuido filósofos como Saul Kripke, David Lewis y Ruth Barcan Marcus. En God, Freedom, and Evil, Plantinga responde a una de las cuestiones más difíciles a la que un creyente consecuente tenga que enfrentarse, esto es, al problema del mal ¿cómo explicar la existencia del mal en un mundo creado por un Dios perfecto, i.e., bueno, todopoderoso, y justo? Plantinga responde haciendo a su vez una defensa de la libre voluntad:

«Un mundo que contenga criaturas que son significativamente libres vale más, siendo todo lo demás tal y como es, que un mundo que no contenga criaturas libres en absoluto. Ahora, Dios puede crear criaturas libres, pero no puede causar o determinarlas a hacer sólo lo que es bueno. Puesto que si Él hace esto, entonces tales criaturas no son significativamente libres después de todo; no hacen lo correcto de manera libre. Por tanto, al crear criaturas capaces de realizar lo moralmente bueno, debe crear criaturas capaces de lo moralmente malo; Él no puede dar a estar criaturas la libertad de realizar el mal y al mismo tiempo impedir que lo hagan. Así pues, algunas de estas criaturas que Dios creó se han equivocado en el ejercicio de su libertad; esta es, pues, la fuente del mal moral.»4

Además de esto, Plantinga ha defendido la compatibilidad del cristianismo con la ciencia, haciendo del primero una creencia racional que pueda ser adoptada sin que la segunda tenga que ser rechazada. Para ello ha sostenido debate con importantes filósofos ateos como Daniel Dennett, pragmatista y naturalista norteamericano que en su obra ha dado gran peso a la ciencia. Plantinga, en su trilogía Warrant y en Science and Religion: Are they compatible?, sostiene que el conflicto real no se encuentra entre ciencia y religión, sino entre teísmo y naturalismo, puesto que la creencia en un Dios creador de la vida no niega en absoluto el proceso evolutivo, aunque, por otro lado, el naturalismo sí entra en conflicto con la ciencia pues, su “Argumento evolucionista contra el naturalismo” afirma la incompatibilidad del naturalismo con la evolución haciendo al mismo tiempo notar la limitación del naturalismo al dar cuenta del conocimiento.

Otro filósofo que nominó a Plantinga para el premio Templeton dijo que “los descubrimientos de Alvin Plantinga han iniciado una investigación novedosa en la vida espiritual. Su precisa y cuidadosa visión desarrollada han abierto un espacio ‘intelectuespiritual’. En 1950 no había una sola defensa publicada sobra la creencia religiosa por algún filósofo prominente; para los 1990s había literalmente cientos de libros y artículos… defendiendo y desarrollando la dimensión espiritual. La diferencia entre 1950 y 1990 es, simplemente, Alvin Plantinga”5. Al respecto Plantinga dice sentirse honrado al recibir el premio Templeton: “El campo de la filosofía ha sido transformado a través del curso de mi carrera. Si mi trabajo jugó un rol en esta transformación, me sentiría muy satisfecho. Espero que la noticia del Premio Templeton aliente a filósofos jóvenes (especialmente a aquellos que relacionan su trabajo con perspectivas cristianas y teístas) a mayor creatividad, integridad, y audacia.”6

__________
  1. (2017): “The Templeton Prize“. Templetonprize.org. Visto el 10. 05. 2017 en http://www.templetonprize.org/.
  2. (2017): “Templeton Prize“. Templetonprize.org. Visto el 10. 05. 2017 en http://www.templetonprize.org/videos/#three.
  3. (2017): “Introducing Alvin Plantinga, Templeton Prize 2017“. YouTube. Visto el 10. 05. 2017 en https://www.youtube.com/watch?v=Ae0GJXXzVME.
  4. Plantinga, Alvin C. (1974): God, Freedom, and Evil, 1974, New York, Harper & Row, p. 30.
  5. (2017): “Templeton Prize“. Templetonprize.org. Visto el 10. 05. 2017 en http://www.templetonprize.org/pdfs/2017/templeton-prize-press-release.pdf, p.2
  6. Ibid.

 
Nota importante: El objetivo de la sección de comentarios, es facilitar a los lectores un espacio para compartir sus propias opiniones. Por lo que, para garantizar una adecuada interacción, le pedimos encarecidamente que todo comentario lo realice dentro de un marco de respeto, se remita únicamente al tema publicado, y que no supere las 500 palabras. También recomendamos evitar una cantidad excesiva de comentarios en un solo tema, para así no "monopolizar" la discusión. Gracias de antemano.